Leopardo (Panthera pardus)

4.83/5 (6)

Leopardo (Panthera pardus)

 

Nombre

Leopardo (Panthera pardus), también conocido como Pantera parda. Existe con frecuencia confusión al separar los leopardos y panteras negras como especies diferentes solo por el color de su pelaje. Sin embargo hoy en día sabemos que las panteras son en realidad ejemplares de leopardo melánicos y por tanto pertenecen a la misma especie, si bien esta variedad de pelaje es más común en Asia. Existen decenas de subespecies en el mundo.

Lugar

La fotografía está tomada en Sabi Sand, dentro del Parque Kruger (Sudáfrica) probablemente uno de los mejores lugares del mundo para observar esta especie en libertad.

Fecha

Mayo de 2016.

Orden

Carnívoros

Familia

Felidos

Genero

Panthera

Descripción de leopardo

Su aspecto general se asemeja al de un gato de gran tamaño. Cabeza grande, con cuello y patas fuertes y cola larga. Se distingue de otros felinos por su piel de color amarillento o crema, plagada de rosetas formadas por manchas de color negro que rodean otra mancha de color pardo muy oscuro. En las partes inferiores, cabeza, cola y patas las rosetas se sustituyen por machas de color negro sólido.

Tamaño

El tamaño oscila entre los 105 y los 190 cm de longitud siendo las hembras mucho menores que los machos. Los machos de leopardo también son más pesados, llegando a los 90 kilos, mientras que las hembras oscilan entre los 30 y los 60 kilos.

Hábitat del leopardo

Es un felino tremendamente adaptable. Prefiere las zonas de sabana con árboles altos en los que descansar y comer durante el día, pero se adapta a vivir en entornos con más vegetación o incluso en selvas con densa vegetación. Es más escaso aunque presente en zonas semidesérticas.

Distribución

Originalmente el leopardo se distribuía por todo el continente africano y Asia, desde Marruecos a Sudáfrica; y desde la península de Anatolia y el Caúcaso hasta Corea y el sur de Rusia, estando ausente solo de las zonas de desérticas como el Sahara, desierto de Arabia o Asia central. Actualmente sus poblaciones africanas se mantienen relativamente estables, en centro y sur del continente, aunque ha desaparecido del norte y gran parte de Sudáfrica. En Asia ha desaparecido de toda la costa este de China y Corea, pero todavía está presente en la mayor parte del subcontinente Indio e Indochina, confinado en reservas, zonas protegidas o hábitat fragmentados.

Recientemente una expedición encabezada por el científico español Pancho Purroy ha redescubierto una pequeña población de leopardo del Atlas (Panthera pardus panthera) en Marruecos, dónde se creía extintos hace décadas. Por otra parte el leopardo del Amur (Panthera pardus orientalis) ya solo se encuentra en una pequeña reserva en Siberia y se considera otra subespecie de leopardo en peligro crítico de extinción.

También merece la pena mencionar que el gobierno ruso está poniendo en práctica un programa de re-introducción del leopardo persa (Panthera pardus saxicolor) en el caúcaso. Esta subespecie de leopardo es de las de mayor tamaño y se encontraba originalmente en Asia menor y oriente medio dónde prácticamente ha desaparecido.

Categoría de amenaza del leopardo

Según la clasificación UICN el elefante africano actualmente se considera Vulnerable. A pesar de ello su caza sigue siendo legal en la mayoría de países africanos. La población total para el continente africano se estima en unos 50.000 ejemplares.

Reproducción

Las hembras alcanzan la madurez sexual a los 2 y los 4 años, momento en que entran en celo. Tras la gestación suelen dar a luz dos o tres crías que nacen completamente ciegas y dependientes de su madre durante las dos primeras semanas. Tras ese periodo se vuelven más autónomas pero aún permanecerán junto a su madre otros 6 o 7 meses.

Más sobre el leopardo

Entre los denominados Big 5 de un safari es el animal más difícil de observar . Suelen ser felinos solitarios, que ocupan grandes territorios que a veces se solapan entre sí. Un encuentro entre leopardos suele generar peleas, reales o simuladas, de imprevisibles consecuencias.

De hábitos crepusculares y solitarios, durante el día es fácil observarlos sesteando en la rama de un árbol, fuera del alcance de hienas y leones, sus principales enemigos.

Suele cazar al acecho. Se trata un depredador sigiloso, que se oculta perfectamente entre la maleza desde dónde sorprende a sus víctimas. Su presas preferidas son mamíferos de mediano tamaño como antílopes pequeños o impalas, pero tampoco desdeña aves o incluso artrópodos. También es conocido por atacan a los babuinos, con los que entabla feroces combates. Rara vez caza presas más pesadas que él.

Más información sobre el leopardo (Panthera pardus)

Safari por Sabi Sand y P.N. Kruger, Sudáfrica

¡Puntúa esta entrada!

No Comments

Post A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.