Impala (Aepyceros melampus)

4.71/5 (7)

Impala (Aepyceros melampus)

Nombre

Impala (Aepyceros melampus). Su nombre en inglés es también Impala.

En la actualidad existen seis subespecies de impala, los ejemplares de la imagen corresponden al Aepyceros melampus melampus o impala sudafricano.

Lugar

Parque Kruger, Sudáfrica.

Fecha

Mayo de 2016.

Orden

Artiodactilos.

Familia

Bóvidos.

Genero

Aepyceros.

Descripción del impala

Los impalas son antílopes africanos de cuerpo grácil y esbelto con patas largas. Los machos son más robustos que las hembras y lucen un par de cuernos con forma de lira que pueden llegar a los 83 cm lo largo de su curvatura. Poseen ojos grandes y oscuros, orejas apuntadas de color claro con el extremo negro.

Pelaje pardo rojizo con una banda más clara a lo largo del flanco, delimitando el abdomen blanco. La cola luce una linea central negra que la recorre de arriba a abajo, y está terminada en un penacho blanco. Las ancas también son blancas y están bordeadas de una línea negra a cada lado. En la parte posterior de las patas traseras por encima de las pezuñas, sobresale un mechón de pelo oscuro que señala la posición de unas glándulas de secreción olorosa.

Las crías de impala se desarrollan muy rápidamente. En los machos los cuernos, que al principio son rectos, están ya apuntados a los dos meses de edad.

Tamaño

La longitud de cabeza y tronco de un impala adulto oscila entre los 130 y 180 cm. La cola mide entre 25 y 42 cm. Su altura a la cruz es de 90-100 cm. No es un antílope muy pesado, el peso de las hembras de impala va de los 40 a los 65 kilos, mientras que los mayores machos pueden llegar a los 90 kilos.

Hábitat del impala

El hábitat predilecto del impala es la estepa arbustiva, fundamentalmente las zonas fronterizas entre las praderas de hierbas y las zonas boscosas. En localizaciones favorables en cuanto a abundancia de comida puede alcanzar densidades muy altas, de hasta 200 ejemplares por kilómetro cuadrado.

Distribución

Animal de distribución exclusivamente africana. Viven en la mitad sur del continente, incluyendo países como Kenia, Tanzania, Malawi, Uganda, Mozambique, Zambia, Zimbawe, Botswana, Namibia o Sudáfrica.

Categoría de amenaza del impala

Según la clasificación UICN el impala actualmente no se considera amenazado y su consideración es de Preocupación menor.

El impala tiene una alimentación eminentemente herbívora, que requiere hierba y pasto pero también abundantes hojas de acacia y semillas, es decir, además de pastar, ramonea con frecuencia. Su gestación dura entre 180 y 210 días tras los cuales nace una única cría.

Los impalas son famosos por su facilidad para saltar. Su morfología y complexión atlética han llevado a considerarlo uno de los antílopes más bellos de África. Además es un animal relativamente abundante y forma la base de la dieta de muchos carnívoros, que encuentran en este animal una presa de tamaño medio; perfecta por ejemplo para leopardos o hienas.

Las hembras de impala forman grupos de entre 30 y 120 ejemplares, incluidas las crías, dominados por un macho que protege de forma celosa su territorio de cualquier otro macho de impala. Los machos que no tienen harén propio forman clanes de solteros más o menos numerosos en los que son frecuentes los enfrentamientos entre sí, que sirven como entrenamiento para cuando tengan que defender su propio harén.

Sobre las imágenes de este artículo…

Las imágenes de esta entrada se tomaron el año 2015 dentro de la Reserva Sabi Sand del propio parque Kruger. Como particularidad indicar que se hizo durante un safari a pie, una modalidad de safari que recomendamos encarecidamente para los amantes de la naturaleza africana en estado puro. Puedes ver el vídeo completo junto con otras recomendaciones para hacer un safari en este enlace.

Como dato curioso decir que el ronquido que emiten los machos de impala cuando están en época de celo es uno de los sonidos clásicos de la sabana. Este bramido, sirve para atraer a las hembras e intimidar a otros machos. Su tono ronco o seco, con frecuencia puede ser confundido, a oídos inexpertos, con el rugido de un depredador. Si lo escuchas durante tu safari a pie no es necesario alarmarse.

Más información sobre el impala (Aepyceros melampus)

Safari por Sabi Sand y P.N. Kruger, Sudáfrica

¡Puntúa esta entrada!

No Comments

Post A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.