Antílope jeroglífico (Tragelaphus scriptus)

4.67/5 (3)

Antílope jeroglífico (Tragelaphus scriptus)

Nombre

Antílope jeroglífico (Tragelaphus scriptus). También se le conoce por otros muchos nombres como antílope enjaezado, bosbok septentrional o simplemente por su nombre en inglés Bushbuck.

Lugar

Elephant Plains Lodge, en la reserva de Sabi Sand, parque Kruger (Sudáfrica). El ejemplar de la imagen sorteaba la valla eléctrica del campamento cada mañana para acercarse a beber a una de las fuentes.

Fecha

Mayo de 2016

Orden

Artiodáctilos

Familia

Bóvidos

Género

Tragelaphus

Descripción del antílope jeroglífico

Pequeño y elegante antílope con la grupa redondeada y más elevada que la cruz. Pelaje rojizo castaño provisto de una serie de manchas y trazos en disposición peculiar. Cuernos corto, levemente divergentes y espirales de una sola vuelta, que a veces aparecen también en las hembras. Crin oscura y eréctil. Posee una banda oscura en la media del rostro y manchas blancas en ambas mejillas. La hembra de antílope jeroglífico es más clara que el macho.

Los ejemplares del sur de África, como el de la imagen, tienen menos marcadas las lineas blancas y oscuras del pelaje.

Tamaño

La longitud de cabeza y tronco ronda los 105 – 150 cm. La altura a la cruz los 60-92 cm. y el peso se sitúa entre los 25 y los 60 kilos para las hembras y hasta los 80 kilos en el caso de los machos.

Hábitat del antílope jeroglífico

El antílope jeroglífico habita en las llanuras, sabanas, selvas y montañas hasta los cuatro mil metros. Su presencia varía en función de la cobertura vegetal.

Distribución

Presente en mayor o menor medida en casi todo el continente africano salvo la parte norte y las zonas más occidentales del sur. Evita las zonas desérticas.

Categoría de amenaza del antílope jeroglífico

Según la clasificación UICN se no encuentra amenazada, Preocupación menor.

Se trata de un antílope muy territorial, por lo que es difícil verlos juntos salvo en época de celo. Se alimenta de hojas, sobre todo de acacia, frutos, brotes, raíces y en ocasiones hierba. Bebe al menos una vez al día y son buenos nadadores.

A pesar de su aspecto están emparentados con los bóvidos, familia a la que pertenecen búfalos, vacas y toros. El antílope jeroglífico es el más pequeño representante del género Tragalaphus.

Son presa habitual de leopardos, cocodrilos y licaones. Pese al pequeño tamaño del antílope jeroglífico se defienden ardorosamente de sus depredadores con sus afilados cuernos y pezuñas, por lo que no son presa fácil.

Las hembras dan a luz una sola cría tras ocho mese de gestación, generalmente entre octubre y noviembre.

Más información sobre el antílope jeroglífico (Tragelaphus scriptus)

Safari por Sabi Sand y P.N. Kruger, Sudáfrica

¡Puntúa esta entrada!

No Comments

Post A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Naturaleza a vista de pájaro está a prueba de Stephen Fry gracias a la caché de WP Super Cache